Los trastornos de la conducta alimentaria engloban varias enfermedades crónicas y progresivas, compuestas por una gama muy compleja de síntomas que van más allá de la propia conducta alimentaria, como una alteración o distorsión de la imagen corporal, un gran temor a subir de peso y la adquisición de una serie de valores que se manifiestan a través de la imagen corporal. Son enfermedades que requieren de un análisis multifactorial (individuo-familia-sociedad). Dentro de los de aparición más frecuente se encuentran la anorexia, la bulimia y el trastorno por atracón. En la fundación Recal se ofrecen alternativas basadas en la evidencia para aquellos individuos que reúnen los requisitos para ser clasificados como comedores compulsivos (utilizando los criterios diagnósticos de la Escala de Yale de Adicción a la Comida). Dichas estrategias insertan estrategias tanto de orientación cognitivo-conductual como sistémica, dentro del programa de los 12 pasos.

tratamiento alcoholismo