instituto

Instituto Hazelden y Betty Ford Foundation

 

La Institución Hazelden fue una de las tres organizaciones que conformaron el Modelo Minnesota en los años cuarenta, convirtiéndose a partir del año 1949 en uno de los centros de tratamiento y estudio de la adicción con mayor prestigio a nivel internacional.

EL INSTITUTO HAZELDEN Y LA BETTY FORD FOUNDATION SE UNIERON RECIENTEMENTE AUNANDO DE ESTA MANERA SUS CONOCIMIENTOS Y ESFUERZOS.

Como centro de tratamiento, Hazelden asiste a aquellas personas y sus familias,que están afectadas por la enfermedad de la adicción al alcohol y las drogas y otras enfermedades mentales en el caso de pacientes duales. Asimismo, Hazelden se caracteriza por la excelencia en la formación y preparación de terapeutas que quieren especializarse en el tratamiento de la adicción, incorporando los últimos avances que en materia de adicción se van dando en el campo médico, psicológico y psiquiátrico.

Además de lo mencionado anteriormente, Hazelden goza de un departamento de publicaciones en materia de adicción, donde se recoge la investigación y estudios de diversos autores y expertos de reconocido prestigio en materia de adicciones.

Otro aspecto esencial que desarrolla esta Institución es la promoción y defensa pública ante diversos estamentos sociales de carácter nacional e internacional de la recuperación como solución a largo plazo para el problema de la adicción. Con el objetivo de restar el estigma social aparejada esta enfermedad, Hazelden colabora de forma permanente en congresos y realiza diversas labores de cooperación con otras organizaciones públicas y privadas a nivel nacional e internacional relacionadas con la adicción. A título de ejemplo, en estos momentos Hazelden se encuentra colaborando con la Armada Norteamericana en la detección de enfermos duales que padezcan adicción a sustancias y sufran Síndrome de Estrés Post-Traumático como consecuencia del conflicto de Irak y Afganistán.

Los valores que inspiran la labor de Hazelden son el tratamiento integral y personalizado del enfermo con dignidad y respeto; el fomento en el posttratamiento de la asistencia regular del paciente a grupos de Doce Pasos como elemento clave para mantener un vida libre del uso de droga; la vocación de servicio al paciente, a la familia y a la sociedad en su conjunto, así como la adopción de una postura de apertura e integración a todo avance que la ciencia y el estudio genere en materia de adicciones. Este último valor es el que hace que Hazelden incorporé y actualice, junto a la aplicación de los Doce Pasos de Alcohólicos Anónimos, todos aquellos avances médicos, psicológicos y farmacológicos que han mostrado ser eficaces en el tratamiento de la adicción, y que están basados en la evidencia científica. Fundamentalmente son de aplicación conjunta las terapias cognitivo- conductuales y motivacionales. En concreto, son de amplia aplicación en este Modelo las Fases del Cambio de Proclasta y Di Clemente y las Entrevistas Motivacionales de Miller y Rollinek.

 

El Modelo en su aplicación práctica.

La filosofía y principios del Modelo Minnesota aplicados por la Institución Hazelden se materializan por medio de cinco procesos fundamentales, donde se combina el acercamiento interdisciplinar al tratamiento del paciente con la aplicación de seis criterios para la observación y evaluación del paciente que se establecieron en 1991 por la Asociación Americana de Medicina en Adicciones (ASAM).

Los procesos terapéuticos son en concreto la interacción previa del candidato a paciente por el centro de rehabilitación en concreto, su proceso de admisión, la valoración del caso y la planificación del tratamiento, el tratamiento terapéutico y el plan de tratamiento continuo una vez finalizado el tratamiento. Estos procesos se ven informados por siguientes seis criterios que valoran la situación del paciente, como son: el síndrome de abstinencia, los aspectos médicos, los aspectos relativos a la salud mental, la aceptación de tratamiento, el potencial de recaída y el entorno conducente a la recuperación del paciente. Estos criterios se actualizan semanalmente, de forma que el equipo terapéutico pueda valorar los progresos y necesidad del paciente a lo largo del proceso de tratamiento.

Durante la aplicación de los procesos y los criterios de evaluación ASAM, se aplica un sistema cuya estructura se fundamenta en un acercamiento interdisciplinar a la adicción y donde interactúan diversos profesionales tanto dentro del centro de tratamiento, como fuera del mismo.